Cintillo Arriba Ministerio y batalla

Francisco Loreto

Organización Popular

Las comunidades son parte de la familia Fundelec

Lo bueno de cada vivencia es que te deja aprendizaje y aquí en la fundación también nos hemos venido capacitando para cada reto

Francisco José Loreto Padrón, nacido en Villa de Cura, Maracay, y criado en San Francisco de Cara al Sur del estado Aragua, es graduado de Técnico Superior de Electricidad y llegó a la Fundación para el Desarrollo del Servicio Eléctrico (Fundelec) gracias a un amigo que le dio la oportunidad de entrar.

Me llamaron e hicieron la entrevista y quedé en el programa Sembrando Luz que está inscrito bajo la dirección de la fundación.

Empecé a trabajar con el sistema fotovoltaico, realicé mantenimiento, revisé los equipos y comenzamos a instalar los sistemas.

Es algo que para ese momento (2008) era una innovación en Venezuela, mi primera instalación era un equipo de 1200 para una escuela.

De allí en adelante empezamos a instalar equipos en las escuelas, me doy cuenta de que las instalaciones eran en comunidades de difíciles accesos. Eso me empieza gustar, así fueron pasando los años y fui adquiriendo más experiencia en el área.

Recuerdo que el presidente Hugo Rafael Chávez pasó a instalar en escuelas, consejos comunales, casas comunales y centros de acopio. También mandó a que se instalaran equipos en cada vivienda, es allí cuando empezamos a hacer las evaluaciones pertinentes de equipos y se seleccionaron 4 comunidades en Venezuela.

En el Cerro Verde de Macaira, estado Guárico, en 2009, fue la primera comunidad a nivel nacional donde instalamos un equipo fotovoltaico casa por casa de 16 sistemas. Las comunidades escogidas para empezar con este proyecto fueron ubicadas en los estados Guárico, Aragua y Miranda, casi que simultáneos el trabajo de instalación se fue haciendo.

Luego, continuamos con comunidades a nivel nacional y se empezaron a formar las brigadas de apoyo para las instalaciones en Falcón, Carabobo, Apure, entre otros estados.

Actualmente he ayudado al equipo de híbridos a la instalación de plantas potabilizadas de aguas análogas y digitales, desalinización de agua de mar. Y ahorita nos encontramos formando a un equipo en Caracas para el mantenimiento de las plantas potabilizadoras, para eso es que nos formamos, no solo para obtener el conocimiento, sino también para ser multiplicadores.

 

¿Qué retiene a Loreto en Fundelec?

 

Las comunidades, de verdad que las comunidades es lo que realmente me sigue uniendo a la fundación.

Esa vocación de atender, de instalarles los equipos y hacer mantenimiento para proteger el servicio eléctrico en las comunidades.

Pese a las controversias que encontremos en el camino, nuestro deber es llegar a las comunidades y solventar las problemáticas con ayuda muchas veces hasta de ellos mismo. Porque en ocasiones son las comunidades organizadas las que ponen el transporte, abren los huecos o buscan de colaborar con nosotros, porque entienden que nosotros estamos es para apoyarlos.

Yo siento que irme de Fundelec es como dejar a las comunidades en el aire.

Esas personas que encontramos en cada territorio, se organizan y nos tratan como uno más en cada comunidad. Nos hacen ser parte de ellos y aprendemos juntos a valorarnos como equipo.

Porque ellos también forman parte de la fundación, son partícipe en cada obra o trabajo que realizamos. A veces, después de culminar cada trabajo, ellos comparten hasta lo poco que tienen con nosotros, recuerdo en una ocasión que de repente me estoy despidiendo y me tenían una bolsa con 10 kilos de quinchoncho y caraotas, sin yo pedirlo ni insinuar nada.

Más bien le dije que no era necesario, que eso es nuestro trabajo y busqué de decirles que no en varias ocasiones y en distintas formas, pero las personas se sienten mal cuando las rechazas por sus buenas acciones.

La gente siempre busca de agradecerte que le ayudes a solventar un problema, y más si es eléctrico. Con nosotros se han comportado excelente en cada espacio que visitamos.

Se vuelven familia, son amigos, hermanos. Esos que la vida te va regalando sin pedírselo, a mí me sorprendió hace poco la muerte mi madre, y no sé cómo se enteraron, pero empezaron a llegarme mensajes y llamadas para darme el pésame.

Eran personas de las comunidades preocupadas por saber cómo me sentía, querían apoyarme, eso es reconfortante.

¿Loreto como vincula su trabajo y la familia?

Mi familia me apoya mucho, incluso se han involucrado porque le gusta el trabajo que yo hago. Una vez mi hijo se llegó a ver cuál era el trabajo que realizaba, tenía esa inquietud de lo que hacía su papá, y cuando vio cómo la comunidad se unía y apoya a que el trabajo saliera, a ese muchacho le gustó y hasta se motivó a estudiar electrónica porque quería seguirme los paso de trabajar en Fundelec como ingeniero en electrónica. Lamentablemente no está aquí, se fue del país.


Mi hija que acaba de cumplir 19 años, esta con su madre aquí en Caracas. Pero recuerdo una vez que, con solo 3 añitos, me tocó trabajar para Apure, no sabía que iba a durar tanto tiempo (3 meses) pero cuando regresé ella estaba pegada conmigo para arriba y para abajo, se me dormía en los brazos.

Cuando me avisan que debo volver a Apure hablo con ella y le digo que voy para Apure a buscar algo y regresaba, automáticamente se puso a llorar, me dijo que no fuera para allá porque cada vez que me iba para allá tardaba mucho en volver.

Después que ella creció y vio de qué se trataba mi trabajo y empezó a ver los lugares a donde iba, empezó a publica las fotos de su papá trabajando en sitios hermosos, que de repente las personas de Caracas no conocen porque están con otro día a día. Y fotos que le gustaba eran fotos que ella publicaba en sus redes sociales.

¿Qué recomendaciones puedes dar para mejorar en la fundación?

Mejorar la parte operativa, darle más atención, fuerza y valor. Es el equipo de trabajo que hace los mantenimientos y reparamos los equipos, con lo poco que tenemos. Además, hemos aprendido a reparar o reemplazar equipos -las fallas- en el campo.

Tratar de incentivar más al trabajador, de engranar más con ese trabajador que no está por lo económico. Hoy en día ha quedado demostrado que muchos de los que estamos en la fundación lo hacemos de corazón por nuestro país, por la gente.

Tener esa parte humana, sensibilizarse y trabajar en conjunto. Nosotros hemos trabajamos en comunidades que a veces ni conocen que es la electricidad porque solo reciben es luz natural, uno de los casos que te puedo mencionar en mis años de experiencia dentro de la fundación son esas comunidades indígenas.

Yo en lo personal tengo mucha esperanza de que vamos a salir adelante, con una buena dirección y buenas ideas como es este proyecto de la potabilizadora. Podemos avanzar a cosas mejores, pero juntos.

Texto: Johan Itriago
Fotos: Wilfer Guillen

FUNDELEC | 2020 - Derechos Reservados