Cintillo Arriba Ministerio y batalla

Midonio Zambrano fue creador de múltiples inventos, entre ellos un Timbre “inteligente” que saluda al que lo toca por medio de voz.

Midonio Zambrano

Midonio es un joven inventor, autodidacta, de manos virtuosas, un genio interpreté de las leyes de la naturaleza, enamorado del hacer cosas y resolver problemas sin permiso del establishment.

Los ingenieros hijos del establishment no creemos en pajaritos preñados, cero realismos mágicos. Puro realismo es la norma. Pero se nos caen los viaductos que hicimos con planos importados, se nos dañan los viejos teleféricos que hicimos con planos importados, y se nos confunden los programas que hicimos con las máquinas importadas.

Para uno del establishment tiene que ser una experiencia transformadora cruzarse con un hombre que nunca tuvo estudios formales, que aprendió a leer con su mamá nomás, y que ahora es un solucionador de problemas de electrónica («electrónica convencional» nos precisa humilde, pero demostrando que sabe donde está parado) al más efectivo estilo posible. Y, por si fuera poco, es un genio familiar y vecinal.

Midonio vive con Yaneth, la profesora de ciencias de la tierra y manualidades del Liceo cercano que, con toda razón, se maravilla de lo que su esposo ha aprendido por su cuenta. Vive también con Yulimar y con Maria Victoria, sus hijas bien criadas y ya infundidas del amor al conocimiento que transforma. La pequeña Victoria hace honor a su nombre en cada oportunidad. Es ganadora del premio Eureka a la creatividad infantil nacional con una alarma inteligente diseñada para proteger el laboratorio de computación de su escuela. Todo indica que ella brillará rutilante, siempre claro que no decida convertirse en otra ingeniera del establishment. Tiene todo lo que hace falta para convertirse en buena ingeniera.

Por su parte, Midonio se divierte enviando con un transmisor que él mismo construyó una discreta emisión FM a los radios de sus vecinos y conversando sobre sus inventos, entre los que se cuentan: el sistema de protección para hogares (sistema remoto interactivo de seguridad ciudadana); el sistema de protección para vehículos;  un timbre inteligente que pasa de dar la bienvenida a lanzar advertencias a los abusadores; el sistema automático para secado al sol de productos vegetales que no permite que se moje lo que se está secando, y finalmente, la técnica para quemar circuitos impresos sobre el que se cifra las esperanzas de estabilidad y prosperidad familiar.

Todo esto lo piensa y hace en su pequeño taller. Una habitación adaptada en su casa rural en las afueras del Pueblo de Bailadores. De allí salió la propuesta de hacer el sistema de seguridad ciudadana que fue comisionado expresamente por el Presidente Hugo Chávez Frías, el año pasado, luego de que el Ministerio del Poder Popular para la Ciencia y la Tecnología lo evaluará por un buen tiempo.

¡Pero ahora el prototipo está listo! Lo ví funcionar. He visto muchos dispositivos y tengo la piel dura. Pero presenciar el demo en el que Midonio llama por celular a su prototipo y le ordena encender un taladro y una lámpara, lo que serviría para simular que hay alguien en casa, me impresionó.

Sin embargo, Midonio tiene otra virtud extraordinaria. Es un ejecutor perfecto. Así lo testifican María Virginía, analista y administradora de esos recursos por Fundacite Mérida, y Gustavo, el promotor y apoyo de Midonio quienes han venido trabajando con él desde el momento en que los recursos fueron asignados al proyecto. Los tres han tenido que sortear cantidad de dificultades para obtener los elementos básicos que necesitaba Midonio para trabajar. Cualquiera que haya intentado hacer tecnología en este país, pasando por el parto de los insumos, muchos importados, sabe de lo que estoy hablado. Se desgastan talentos como los de estos jóvenes en cantidad de trámites, formalismos y formalidades, para que luego alguien diga que eso no se puede comprar porque no se tienen tres cotizaciones.

Por fortuna Midonio (y, un poco gracias a él, María Virginía, Gustavo, María Victoria y Yulimar) tiene algo que es muy difícil de explicar, pero que lo protege del fracaso. A ver si lo puedo explicar con esta referencia anecdótica. Yo crecí en un taller y aprendí a reconocer una buena soldadura cuando la veo, aunque yo mismo no pueda hacerla. Don Luis era un soldador perfecto. Tenía que serlo para hacer máquinas hidráulicas a las que no se les escapara el agua. Provoca ver las uniones soldadas por él. Pero una fresadora, de esas que él usaba para probar nuevos motores, le arrancó buena parte de su brazo de soldar. Eso habría acabado con la carrera de un hombre convencional. Pero Don Luis aprendió a soldar con la otra mano. Esa misma determinación clara, con empeño y energía se ve en los ojos de nuestros jóvenes tecnólogos.

Quizás lo más mágico de nuestra realidad es que miramos a un futuro que tiene todavía muchas nubes negras y sonreímos. ¿Qué pasará con Midonio y sus genios para la electrónica?

El quiere una microempresa que, según entiende, le permitirá dedicar tiempo a hacer lo que más le gusta: diseñar dispositivos. Ha intentado educar a otros, pero está un poco decepcionado con eso pues, según cuenta, «muchos no vienen motivados pa’ la electrónica» pues las tareas no les dejaron mucho tiempo para hacer lo que desean; además de que eran muy mal remunerados, en el mejor de los casos optaban a un sueldo mínimo debido a que sin formación formal no podían aspirar a más.

Midonio presta atención cuidadosa cuando uno menciona la frase «propiedad intelectual» que siempre aparece al lado de la palabra «protección» en el discurso convencional. Nunca ha hecho un trámite ante el SAPI (Servicio Autónomo de Propiedad Intelectual, nuestro equivalente a la oficina de patentes en otros países), pues para eso hay que ir hasta Caracas. Entiende que eso es importante para «proteger» sus inventos, pero no está muy claro del cómo. Lo que sí tiene muy claro es que necesitará avales para acceder a préstamos para iniciar su empresa y una patente es un buen aval, normalmente.

Es esta fase en donde, en mi opinión, tenemos las mayores dificultades en Venezuela. Nuestros creadores no ven otra manera de sobrevivir (ellos y sus creaciones) que no sea el camino habitual del emprendedurismo capitalista. No hay quien explique alternativas que no estén sepultadas tras una nube de palabras. Los organismos de apoyo, como el SAPI, se han limitado a explicar los mecanismos tradicionales, como el proceso de obtención de patentes que convierten a cualquiera en un celoso propietario y seguramente, en un vecino muy egoísta. Pero nadie, además del Presidente, parece estar dictando verdadera pauta alternativa.

Estoy convencido que Midonio no pretende convertirse en un capitalista con una empresa explotadora. No hablamos de eso, pero su historia habla por él. El es pueblo y no creo que quiera dejar de serlo. Hablamos de la masificación de la producción con la tecnología microelectrónica y el efecto que tiene en nuestras vidas (y ha tenido en la suya): dispositivos desechables e inútiles, porque no podemos intervenir en su funcionamiento un concepto sutil pero conectado con la actitud explotadora.

Pero también tengo la impresión de que Midonio sospecha que convertirse en Funcionario público, será muy difícil (¿qué baremo institucional hará justicia a un hombre de pueblo sin estudios formales?) o acabará con sus sueños.

Midonio tiene, por otro lado, el perfil perfecto para convertirse en un emprendedor socialista. Es decir, solidario ya es. Pueblo, como dije, ya es. Sensible a su entorno, ya es. Solucionador de problemas, ya es. Líder natural en su campo de interés, ya es. No creo que mucha gente lo tilde de egoísta, si hacemos una encuesta.

¿Qué más le hace falta para convertirse en emprendedor socialista? Qué alguien le explique que la actitud capitalista no es indispensable para prosperar. Qué podrá realizar sus sueños sin tener que asumir el egoísmo. Qué un sistema socialista y popular puede honrar y cuidar a los suyos, reconociendo y premiando el esfuerzo individual. Qué nuestro sistema socialista no se va a oponer a que él dirija su taller/fábrica y tome todas las decisiones. Qué nuestro sistema socialista no va a intervenir en sus expectativas de ingreso o en el precio de sus contribuciones siempre que estas no sean abusivas o tengan pretensiones monopólicas. Qué la actitud en favor del conocimiento libre (por ejemplo, en su caso, la liberación de sus diseños como hardware libre) va a garantizar que sus méritos se reconozcan y le va a permitir lograr un impacto mucho mayor en el progreso nacional, llegando a muchas más personas (tecnólogos en formación y nuevos usuarios) con sus inventos.

Estas son explicaciones difíciles de transmitir, no porque el receptor no sea extremadamente inteligente y capaz de comprenderlas sino por varias razones especiales: Están inmersas en la diatriba política, algo a lo cual hemos aprendido a despreciar o, al menos, desconfiar. También están inmersas en la incertidumbre (¿Qué pasará cuando Chávez se vaya?) y en el escepticismo (¿Por qué estos funcionarios están, ahora, tan interesados en mí?).

Algunas personas, por ejemplo, se sentirían más cómodas si uno no insistiera con estas referencias políticas y a socialistas, al hablar de tecnología. Muchos creen que la tecnología es neutral. Lo que pasa es que esa postura de la «tecnología neutral» llega muy tarde y muy poco para servir a los tecnólogos populares: Pregunten a Don Luis que opinaba de eso. Al menos a Midonio le llegamos más temprano.

Así que estamos en una coyuntura crítica para la defensa de la tecnología en el pueblo. La dificultad principal es que la confianza no se decreta, se cultiva. Tenemos que generar confianza en que las personas como Midonio tienen un futuro promisor y un presente acompañado. Vamos a convencerlos, no con impresiones sino con realidades; pues son gente inteligente, no podemos engañarlos con espejitos, debido a que el Sistema va a seguir mejorando y llegará al punto de poder garantizar la mayor suma de felicidad posible para todos.

FUNDELEC | 2020 - Derechos Reservados