Culminada con éxito primera fase del rescate de fauna en Tocoma

Caracas, 22 de enero de 2015 (Prensa Corpoelec).- Conforme a las tareas previstas en el cronograma de ejecución de la nueva central hidroeléctrica, ubicada en el municipio Angostura del estado Bolívar, se adelanta el programa de Rescate y Manejo de Fauna Silvestre, uno de los proyectos incluidos en el Plan de Manejo Ambiental y Social de Tocoma, el cual está dirigido al inventario de especies presentes en el área inundable, al salvamento de los animales, durante la fase de conformación del embalse y a la ejecución de estudios posteriores de monitoreo.

Para comienzos del año 2012, CORPOELEC inició el Programa de Manejo y Rescate de Fauna Tocoma que contempla tres etapas. La primera, denominada caracterización de la fauna silvestre o evaluación faunística, incluyó el inventario de los especímenes presentes en alrededor de 300 elementos insulares que suman unas 3.000 hectáreas de bosques ribereños y de interfluvio, cuya riqueza faunística, es una representación de la diversidad zoológica silvestre del Bajo Caroní.

Foto: Conservar la vida en el planeta... meta fundamental de CORPOELEC / Prensa Corpoelec

Foto: Conservar la vida en el planeta… meta fundamental de CORPOELEC / Prensa Corpoelec

La segunda etapa, consistente en el salvamento de animales, se realizó en paralelo al llenado del embalse, el cual implica el ascenso del nivel de las aguas en el río Caroní.

La última etapa, llamada monitoreo y seguimiento de la fauna silvestre, será el punto de partida para trazar las directrices que orientarán el diseño y ejecución de estudios de corto, mediano y largo plazo en las islas resultantes de la formación del embalse Tocoma.

A este respecto, Heribert Dezeo, coordinador operacional del rescate de fauna, expresó que “la formación del Embalse de Tocoma es más que la simple sustitución del último tramo caudaloso y accidentado del río Caroní por un inmenso cuerpo de agua de 8.700 hectáreas, de apariencia tranquila y controlada. Es decir, la espectacularidad de la formación de un embalse de estas dimensiones, es aprovechada por CORPOELEC para ejecutar paralela y oportunamente los programas ambientales del proyecto hidroeléctrico, conforme a los valores de compromiso y responsabilidad con las futuras generaciones, asumidos por todos los que hacemos vida en el Sector Eléctrico Nacional”.

Asimismo, exaltó que las acciones realizadas incluyen una sincronización rigurosa entre el sistema de obras civiles y las diferentes variables climatológicas en la cuenca, así como también la dinámica de operación energética en las centrales hidroeléctricas en el Bajo Caroní. “Esta operación es compleja, ya que se afectarán durante el proceso de inundación aproximadamente 300 islas con dimensiones variables, entre 200 metros cuadrados a 300 hectáreas, de las cuales quedarán sólo un puñado por encima de las aguas cuando el embalse termine de subir a su Cota final de 127 metros sobre el nivel del mar”, apuntó el coordinador técnico del programa.

Más de 4.000 individuos rescatados

La operación de salvamento de fauna silvestre se ejecutará en tres fases, en atención a las etapas de llenado del embalse: fase I hasta la Cota 116,50, fase II hasta la Cota 120 y fase III, a nivel final de operación en la Cota 127.

Esta operación consiste en la implementación de una secuencia de acciones que permiten realizar simultáneamente la captura, evaluación, registro y reubicación de la fauna silvestre localizada en las formaciones vegetales que desaparecerán con la conformación del lago artificial.

Durante la primera fase de inundación se rescataron 4 mil 40 individuos, lográndose identificar 48 especies de reptiles, 21 de mamíferos, 16 de anfibios, 10 de aves y 9 artrópodos.

Y después del salvamento… la reubicación

Paralelamente al salvamento de animales, se habilitó en el campamento un área de recepción y rehabilitación de ejemplares, donde se ingresó cada individuo para su registro y evaluación física y posterior reinserción en espacios con condiciones similares a sus sitios de origen.

La filosofía de la operación, consiste en la liberación inmediata y oportuna de la fauna silvestre, a fin de disminuir sus niveles de estrés por la captura y el contacto humano, por lo que el control realizado en el centro animal, se enfoca principalmente, al registro de anormalidades que sugieran algún tipo de enfermedad infecciosa o parasitaria, deshidratación o lesiones en los individuos rescatados que además ameritan ser dejados en observación, hasta que una vez recuperados en su totalidad, se reubican en las áreas de destino.

Los sitios de reubicación de las especies rescatadas fueron seleccionados por los especialistas, de acuerdo a las condiciones que éstos brindan para el mantenimiento y adaptación idónea de los individuos.

Luis Alfredo Balbás, especialista en manejo de fauna, quien ha participado en las cuatro operaciones de rescate realizadas por la estatal eléctrica, explicó que “además del salvamento, debemos cuidar que cada ejemplar sea reubicado en un hábitat donde estará seguro, como es el caso de especies comercialmente atractivas o cinegéticas, tales como venados, lapas, picures, chigüires, morrocoyes y otros animales menores que pudieran ser víctimas de cacería”.

Este asesor experto, que participó en el rescate de fauna de la central hidroeléctrica Simón Bolívar, en Guri y coordinó además, la operación de salvamento de animales silvestres de la Central Hidroeléctrica “Francisco de Miranda”, entre los años 2002 y 2003, agregó que “este será el último gran rescate de fauna que se verá en el mundo por mucho tiempo y el reto es salvar la mayor cantidad posible de especies autóctonas. Este es nuestro gran banco genético y no podemos perderlo en razón del desarrollo que necesitamos”.

Balbás consideró que en Venezuela se ha actuado responsablemente en cuanto a minimizar el impacto ambiental de este tipo de construcciones, recordando la experiencia previa de la Central Guri, que inundó unos 4.000 mil kilómetros cuadrados de bosques, sabanas y otros tipos de vegetación entre 1980 y 1990, así como de la Central Caruachi, que ocupó unos 250 kilómetros cuadrados. En ambas ocasiones fueron rescatados miles de animales de todas las especies y reubicados en hábitats seguros en zonas cercanas al área de los embalses y en el sistema de parques urbanos de Ciudad Guayana.

Un equipo comprometido

Para la ejecución de este importante programa, de relevancia nacional e internacional, se cuenta con un equipo humano altamente eficiente, comprometido, sensible, dedicado e incansable para las labores de rescate y atención a la fauna silvestre.

Durante la primera fase del rescate de fauna silvestre se contó con la participación de 131 personas, entre quienes se cuentan trabajadores de CORPOELEC, especialistas y baqueanos contratados, personal voluntario de diferentes instituciones, representantes del MINEA, Protección Civil Bolívar, Fuerzas Armadas Nacional Bolivarianas, así como la participación de Fundación Villa del Cine y Producciones Río Verde, quienes trabajaron apasionada y responsablemente bajo la mirada de más de 300 visitas recibidas en el campamento.

El Gerente General de Ambiente, Seguridad e Higiene Ocupacional de CORPOELEC, Arturo Suárez, recalcó la importancia que tiene este maravilloso trabajo, realizado por un equipo multidisciplinario e interinstitucional, para cumplir con la legislación ambiental venezolana, los compromisos con las agencias multilaterales y la responsabilidad ambiental de los proyectos que ejecuta CORPOELEC, en el marco del Sistema Integral de Gestión de Riesgos Antrópicos y Naturales (SIGRAN) que desarrolla la Corporación Eléctrica, basado en el cumplimiento del mandato del Quinto Objetivo del Plan de la Patria.

Publicado en: Bolívar, Energías Renovables, Fundelec, MPPEE Etiquetado con: , , , , , , ,

Histórico

Vea Nuestros Tweets
INSTAGRAM

2017. Fundación para el Desarrollo del Servicio Eléctrico. Todos los derechos reservados